Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En muchas ocasiones me han pedido escritos sobre la felicidad de las madres y me han propuesto encabezados como: Consejos para ser una mamá dichosa; Trucos para mamás felices; ¿Qué hace alegre a una madre?; Mamás afortunadas versus mamás afligidas”, Rutinas para ser una madre contenta ” Basta con colocar en internet: cómo ser una madre feliz”, en cualquier lengua, para que aparezcan consejos orientados a la felicidad maternal. Desde cómo desenchufarnos de los niños para tener un espacio de felicidad”, hasta guías de comportamiento, indicaciones sobre darle prioridad a la pareja sobre los niños, o darle prioridad a la familia sobre cualquier otra actividad, están a la orden del día. La preocupación sobre la felicidad de la madre es tal, que seriamente” podría convertirse en un tema de salud pública debido a que la tristeza en una mamá puede conducir a depresión, cansancio, dolencia e incapacidad para llevar la vida, lo cual afecta indefectiblemente” a todo el que esté a su alrededor. Tanto desasosiego produce la infelicidad de las mamás, que surgen frases como si una madre es feliz, todos son felices” y no es necesario un dictamen médico de depresión, sencillamente es indispensable cuidarla de ser infeliz para que los demás no lo sean Y, ¿para que ella no lo sea? Siendo la madre una especie de tallo y de soporte colectivo, si bien el hecho que ella permanezca feliz puede contribuir a que otros estén felices, el resultado de su propia felicidad debería proceder de la posibilidad de brotar por sí misma de manera armónica en el universo; derecho que además tiene cualquiera, tenga el título de mamá o no lo tenga. Por ello, viéndolo a través de un doble lente, una madre bien puede atravesar por sí sola por situaciones de inmenso júbilo y abrir ventanas de felicidad, y también los que están a su alrededor tener la virtud de contribuir con su felicidad, pero sin que su bienestar personal gravite en ello, elementalmente porque el planeta es más afortunado si todos vivimos momentos de felicidad. Las diferentes ocupaciones que implica criar pueden hacer jubilosa a una madre, mas pueden ser empañadas por ella como entretenimientos que ocupan sus desiertos. Y una madre ocupada no propiamente es una madre complacida cuando lleva a cabo su rol de mamá si no tiene la oportunidad de gozar de espacios que le entregan valor al mero hecho de vivir, si no tiene la posibilidad de entusiasmarse con pequeños placeres, así éstos no tengan importancia; o sin la libre y firme posición que como madre tenga de su papel, sin el arriesgado entrometimiento de otros. Más que seguir consejos para ser una madre feliz, el secreto de cada una está en indagar en su centro y revelar qué le produce felicidad durante los momentos en que camina por su existencia y por el simple hecho de existir, y sencillamente el gozar de diminutos o gigantescos deleites que alarguen sus momentos de plenitud. Es posible vivir en alegría por estar respirando la maternidad, así como es posible vivir feliz tomando elecciones sobre hechos relativos a la crianza, también sean pequeños o grandes, que al fin y al cabo, en cualquier momento se pueden renovar, modificar o nutrir, si así se considera. Y los que rodean a esa madre, si pertenecen al grupo de los que aseguran que su felicidad depende de que ella esté feliz, o si solamente desean brindarle instantes de bienestar y alborozo (separadamente del hecho de que su bienestar personal se someta a ello), está en su interior otorgarle lo mejor de sí, explorar y encontrar instantes de júbilo que puedan alegrarle el corazón. Y estos momentos pueden ser, desde causarle una sonrisa o una carcajada, hasta darle una caricia, mimarla, abrazarla, protegerla, amarla, respaldarla, respetarla, atenderla, entenderla, aceptarla, sin desconocer la protección que necesita de aquellos paso a paso para ser feliz o de las opiniones y apreciaciones sobre su papel de mamá. Mi mejor deseo en este momento, es que todos tengamos la posibilidad de vivir y otorgar inmensos instantes de alegría.

(Visited 53 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Valeria Calderón. Lidero el proyecto "AYU quiere a los niños" que nació para brindar información y apoyo sobre el fascinante mundo de la crianza con amor y en brazos, la maternidad y la lactancia. Soy abogada, doula y educadora prenatal, perinatal y postnatal. Trabajo desde hace varios años voluntariamente en espacios de apoyo madre a madre, manejo de contenidos y escribo artículos para empresas y campañas relacionadas con la maternidad y los niños. También dirijo una empresa de portabebés (www.babyayu.com), que brinda protección a la niñez, ayuda a mamás que se quedan en casa quienes los venden y a mujeres indígenas de Colombia. He tenido la feliz experiencia de llevar en brazos y amamantar a mis bebés, a quienes llamo "NIÑOS DE LECHE". Espero poder ayudarte en este hermoso camino de la maternidad, ¡para que tus pequeños siempre estén cerca de tu corazón y de tus besos! Puedes llamarme al cel. 3102295765, escribirme a [email protected], leer otros de mis artículos en www.nenesdeleche.com y hacerte fan de mi página en facebook. Todo el material de las publicaciones que se encuentran en esta pagina es suministrado para información general y no sustituye consejo médico o de otro profesional de la salud. Tanto el ABC del bebé como yo no nos hacemos responsables por cualquier diagnóstico realizado por algún lector basado en sus contenidos. Cuando tengas dudas sobre temas de salud, siempre consulta a un médico.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tengo la fortuna de trabajar en EL TIEMPO, Casa Editorial, desde hace(...)

2

Camila y Manuela acaban de perder a su abuela Bertha, una bella(...)

3

“Mi bebé no se llena con mi leche”;”mi leche no lo alimenta”;(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar